Contáctanos
Logo Whatsapp Whatsapp
Déjanos tus datos y nos pondremos en contacto contigo.



6 pasos para enseñar a las hijas e hijos a resolver problemas

La vida está hecha de momentos felices y de otros que pueden presentar mayores desafíos. Estos últimos se pueden detectar desde la niñez, hasta la vida adulta y es importante entregar las herramientas para superar los problemas, desde temprana edad.

Muchas veces, dependiendo del estilo de crianza, madres, padres y cuidadores quieren evitar a toda costa que las niñas y niños sufran, alejándose de conflictos y evitando que tengan que lidiar con problemas y cómo solucionarlos. Si bien muchos de los desafíos son cosa de adultos –y las niñas y niños no tienen por qué lidiar con ellos –hay veces en que las dificultades no se pueden esconder ni disfrazar. Aquí es donde entra en juego la habilidad para resolver y buscar soluciones. 

¿Se peleó con un amigo? ¿No sabe cómo arreglar un juguete dañado? ¿No la invitaron a un cumpleaños? ¿Está indeciso del área de estudios que quiere seguir cuando se gradúe de la escuela? Niñas y niños pueden enfrentarse a estos problemas y  más, de los cuales necesitarán herramientas que los ayuden a afrontar, decidir y solucionar.

Herramientas para resolver problemas: el rol de los adultos 

Como madres, padres y cuidadores, existen maneras en las que podemos ayudar a niñas y niños a enfrentar la vida –y las dificultades –mucho antes de que estas aparezcan, usando los momentos cotidianos como el juego. 

Una de ellas, es la del pensamiento creativo: invitándolos a pensar fuera de la caja. Esto es exponiendo escenarios potenciales, desafiando la imaginación para llegar a conclusiones diferentes, por vías novedosas. ¿Cómo? Haciendo preguntas con muchas respuestas correctas, pavimentando caminos diversos e imaginativos por medio de la lluvia de ideas y la reflexión. 

También se puede aplicar el pensamiento crítico: analizando cada una de las variables del problema por separado. Haciendo las partes más pequeñas, son más fáciles de comprender y, por lo tanto, de solucionar. Una idea es hacerles preguntas abiertas y escuchar sus respuestas.

No importa qué aproximación tomen, lo que realmente vale es estar siempre atentos, dispuestos y abiertos a apoyar a las niñas y niños en la resolución de problemas. ¿Y si se equivoca? No importa, valoremos el esfuerzo y continuemos buscando una solución. De eso se trata el aprendizaje.

6 pasos para resolver problemas y tomar decisiones 

En el rol de madres, padres o cuidadores, es importante apoyar a las y los niños en la toma de decisiones, dándoles espacio para fomentar su independencia y apoyándolos cuando lo necesiten.  Aquí una guía para lograrlo:

  • ¿Cuál es el problema?

Sentarse un momento a pensar si es que la situación significa un problema, cuál es la dificultad realmente, qué es lo que debo decidir y por qué se debe resolver. 

  • ¿Qué sé sobre este desafío?

Hay veces en que está claro y otras, en las que es necesario buscar mayor información para entender el problema. ¿Cómo? Leyendo, acudiendo a algún adulto de confianza o analizando la opinión propia y cómo creen que se sienten ellas, ellos y los demás, con respecto a este tema. En ese sentido, la habilidad para ponerse en los zapatos de los demás, juega un rol diferenciador. Lee aquí sobre cómo educar la empatía como una habilidad para la vida.

  • Ser creativos

Aquí es donde entran a jugar las herramientas de creatividad que les entregamos diariamente. Salir de la caja y pensar soluciones en una lluvia de ideas, llegar a caminos inesperados y no quedarse con la primera solución puede tener un resultado igual o más satisfactorio. 

  • ¿Qué pasa si…?

En la vida, todo tiene consecuencias positivas o negativas. Elaborar un listado, sobre todo para niñas, niños y adolescentes un poco mayores, puede ayudar a determinar visualmente qué decisión es mejor. 

  • Lo que decidí es….

Con todos los antecedentes sobre la mesa, es hora de escoger cuál camino es el más apropiado. Luego, llevar a cabo la acción.

  • Analizar después de decidir

¿Resultó como quería? ¿Fue la mejor decisión? ¿Qué pasa si hubiera ido por otro camino? Analizar qué fue lo positivo y lo negativo ayudará a saber cómo actuar en el futuro, cuando se presente un problema similar. 

Conclusión

Nadie estará exento de problemas en toda su vida. Por eso, es mejor entender y entregar las mejores herramientas para que niñas y niños puedan resolver sus problemas y aprender a tomar decisiones desde temprana edad.

Nueva llamada a la acción