Contáctanos
Logo Whatsapp Whatsapp
Déjanos tus datos y nos pondremos en contacto contigo.



Efectos del confinamiento en niñas y niños

El confinamiento ha dejado secuelas a nivel psicológico a las niñas y los niños. Ellas y ellos cuentan con menos recursos para superar estos daños y empezar de nuevo otras etapas. 

El estrés y la ansiedad producidos por un estado de alerta global y la falta de actividad física pueden generar muchas consecuencias que son difíciles de restaurar.

A continuación te detallamos cuáles son los efectos que el confinamiento ha dejado a su paso y consejos para ayudar a las niñas y niños a sobrellevarlos. Darles una infancia feliz está en nuestras manos. 

 

Qué es un confinamiento

El confinamiento es el aislamiento de una persona, grupo de personas o  población, con el fin de preservar su salud y su seguridad. En la actualidad, fue la llegada de la Covid-19 quien provocó el estado de alerta. 

La Covid-19 es un virus que se transmite a través de las gotas de saliva que se expulsa al hablar, toser, gritar o estornudar. El confinamiento es una medida de seguridad ideal para frenar el contagio de este tipo de patógenos. 

 

Efectos psicológicos del confinamiento

Esta lista de secuelas, nos hará darnos cuenta si una niña o niño de tu entorno los está padeciendo. Podemos actuar y mitigar estos efectos con una serie de consejos que te daremos aquí. 

 

Soledad por la falta de contacto

Mantenerse encerrado durante todo el día dentro de casa para una niña o niño puede resultar triste y desesperanzador. Las niñas y niños son más vulnerables a la falta de contacto con sus familiares y amigos, por lo que al pasar una etapa sin ver a sus seres queridos o amigos, les invadirá la soledad. 

Para mitigar esta secuela solo tenemos que demostrar nuestro apoyo y explicarle que no está sola o solo. Mientras se levantan las medidas de restricción, podemos ofrecer a las niñas y niños, paseos a sitios cercanos al aire libre para que puedan disfrutar de una tarde de sol y risas. 

Si pensamos que es arriesgado juntarnos con familiares lejanos, entonces podemos contar con nuestra creatividad y crear un ambiente tranquilo y cálido en el hogar.

La soledad puede traer muchas consecuencias negativas, y para combatirla te proponemos está actividad. Pasar tiempo en familia es esencial para mejorar la salud mental de las niñas y niños.

 

 

Ausencia de concentración

El confinamiento ha hecho que las niñas y niños tengan menor capacidad de concentración durante las clases mixtas u online. La causa reside en que el hogar no es un espacio adecuado para estudiar. 

Las niñas y niños necesitan un sitio sin ruido para captar aquello que están aprendiendo. Además, ellas y ellos suelen perder la concentración con facilidad, y en los hogares suele abundar todo tipo de distracciones.

La solución a este problema viene en poner una serie de normas a seguir. Estas pueden ser: hacer deporte antes de comenzar, apagar los celulares durante las clases, crear un horario con las tareas y tomar descansos durante las horas de los estudios.

 

Ansiedad y un estado constante de alerta

El miedo a contagiarse por el virus puede haber causado comportamientos obsesivos con la limpieza en muchas niñas y niños. Es normal ante las constantes noticias de nuevos casos. 

Por esta razón, debemos concienciar a las niñas y niños de que el miedo excesivo puede terminar enfermando a sus organismos. Poner unos límites a sus hábitos de limpieza también es esencial. 

Las niñas y niños deben mantener una higiene segura y no controlar si lo hacen las madres, padres de familia o cuidadores para no alarmarlos. Cada miembro de la familia debe encargarse de tomar los cuidados necesarios frente al virus. 

También hay que supervisar el contenido que consumen en las redes sociales para que no reciban información errónea, negativa o alarmante.

Para combatir la ansiedad y el desasosiego por la pandemia, proponemos la siguiente actividad en familia, donde cada uno propondrá ideas para frenar el contagio del virus y así que la situación mejore.

 

Complejos por un aumento de peso

Las niñas y niños están acostumbrados a jugar de forma libre por el parque con sus amigas y amigos, y no a estar encerrados 24 horas al día. Con la llegada del confinamiento, esto fue parte de su realidad. 

La falta de actividad física puede generar un aumento de peso y muchas niñas y niños pueden sentirse intimidados o inseguros ante la vida social además de que están poniendo en riesgo su salud.

Pero esto tiene solución y debemos como madres, padres de familia y cuidadores saber orientarlos. Darles una dieta saludable y llevarlos a sesiones deportivas o realizar actividades físicas con la familia en casa cambiará su aspecto, reforzando nuevamente su autoimagen.

 

 

Timidez por ausencia de vida social

Hay niñas y niños que tienen de forma natural esta característica en su personalidad. Al no entablar relaciones con otras compañeras y compañeros no desarrollan estas habilidades sociales. 

Como resultado, tienen más miedo al entablar conversaciones con personas fuera de su entorno familiar. Esto sin mencionar las niñas y niños con espectro autista, a los cuales les cuesta entablar relaciones con otras personas. 

La solución ante este desajuste, es fomentar la interacción con amigas y amigos de forma creativa. Por ejemplo, podemos llevarlos de excursión a la montaña con un grupo reducido de personas de su confianza e invitar a otras personas que tengan hijas e hijos. 

De esta forma crearán nuevas relaciones de confianza y se disminuirá ese miedo poco a poco. 

 

Adicción las tecnologías

Los celulares, tablets, computadores y televisores han sido una herramienta clave para sobrellevar el confinamiento. Pero estos dispositivos también pueden generar consecuencias negativas en las niñas y niños

La falta de concentración o la excesiva dependencia a la tecnología, son algunas de las secuelas de pasar varias horas al día sin realizar otra actividad física. 

La solución ante esta adicción es establecer un horario. Es decir, fijar un número de horas al día para que puedan utilizar el celular durante y para que realicen actividades físicas o creativas. 

Las actividades creativas ayudan a reducir la ansiedad y el estrés que produce el confinamiento. Además, mejora la capacidad de buscar soluciones a los problemas. 

 

Problemas de aprendizaje

A raíz del confinamiento, muchas niñas y niños tienen problemas de inestabilidad emocional. Las emociones negativas como la angustia, la frustración, la ansiedad o la tristeza influyen en su rendimiento escolar.

Mantener la concentración se ha vuelto todo un desafío, pero no hay que perder la esperanza en la recuperación del interés de las niñas y niños en las materias a memorizar. 

La solución recae en proponer una serie de actividades deportivas (yoga, baile o gimnasia) y creativas (manualidades, leer cuentos o cocinar en familia) para que ellas y ellos puedan descargar esa energía y poner foco en sus estudios. 

También es importante dialogar acerca de sus inquietudes y poner un horario para mantener el orden en sus tareas.

 

¿Cómo abordar estos problemas?

Es importante abordar estos problemas con una crianza positiva, ya que las niñas y niños son vulnerables a los gritos y cualquier tipo de violencia. Ellas y ellos necesitan que sus madres, padres de familia y cuidadores les enseñen con paciencia aquello que les falta. 

La crianza positiva es una metodología basada en usar el cariño como base de la educación de las y los niños, alejándose de las prácticas violentas hacia ellas y ellos, reconociendo la validez y respeto a sus derechos.

La autoestima se crea en el entorno familiar, por esto es fundamental que el ambiente en el que se educa a las niñas y niños sea tranquilo y positivo. Tener un espacio para que se hablen los problemas que a menudo surgen en la convivencia es efectivo. 

La comunicación durante el confinamiento nos ha hecho ver cuáles son esos puntos clave que deben mejorarse. Gracias al diálogo podemos entendernos y encontrar soluciones a estas dificultades presentes en cada entorno familiar. 

Cada miembro de la familia debe sentirse libre de exponer todo aquello que le molesta o incómoda en un tono amable y cordial. Hay que buscar el respeto en cada interacción para tener un buen ambiente en el hogar. 

Los buenos modales, la cercanía y la consideración son los ingredientes perfectos para cada conversación familiar.

 

Conclusión

El confinamiento produce un desequilibrio en algunas niñas y niños, pero deben sentirse seguros y felices. Depende de nosotros que puedan tener una buena salud psicológica.

Las consecuencias psicológicas en las niñas y niños son diversas, y como madres, padres de familia y cuidadores hay que saber tratar estos efectos. No es sencillo, pero con empeño se conseguirá. 

En World Vision México fortalecemos los sistemas de protección para dar respuesta a la violencia, y promovemos activamente la Crianza con Positiva. Potenciamos las habilidades en niñas, niños, adolescentes y jóvenes para que cuenten con oportunidades para la educación, la empleabilidad o el empoderamiento.

¡Súmate a la generación que está transformando vidas!

 

Nueva llamada a la acción