Contáctanos
Logo Whatsapp Whatsapp
Déjanos tus datos y nos pondremos en contacto contigo.



La importancia de la crianza positiva

Enseñar a niñas y niños mediante el amor es clave para que en un futuro sean personas sanas y seguras. Aquí te contamos por qué no debes aplicar medidas violentas.

Un golpe o grito fuerte a hijas o hijos no es educar; socialmente el castigo corporal y las agresiones psicológicas se consideran un método de disciplina, incluso se viven día a día, convirtiéndose en un estilo de vida. 

Pero, ¿cómo afecta esto en el desarrollo de las niñas y niños?

La violencia psicológica y física, deja huella a lo largo de toda la vida de las niñas y niños. Generando un daño permanente en la salud mental, física, emocional y sexual; provocando daños en la arquitectura cerebral asociados al estrés tóxico, cambios de comportamiento y enfermedades crónicas.

Conforme a los datos que presenta Unicef, en su estudio el Panorama Estadístico de la Violencia Contra Niñas, Niños y Adolescentes en México, el 63% de las personas menores de 14 años vivieron agresiones psicológicas o castigo físico como método de crianza o educación en sus hogares.  

En World Vision México buscamos que niñas, niños, adolescentes y jóvenes desarrollen habilidades para la vida en autoestima, autocuidado, solución de problemas y conflictos, toma de decisiones y mejora de sus relaciones interpersonales. Así como fortalecemos a madres, padres y cuidadores para que desarrollen habilidades de autocuidado con las hijas e hijos y realicen acciones colectivas para la creación de entornos saludables.

CRIANZA POSITIVA

La crianza positiva es una disciplina alejada de los gritos, golpes y castigos, centrada en establecer límites y evidenciar las consecuencias. Pretende que niñas y niños sean capaces de ser autodisciplinados y tomen decisiones benéficas con seguridad, estabilidad y responsabilidad. 

Te invitamos a conocer más sobre la Crianza Positiva.

DANDO ALAS A LA TERNURA 

Es una metodología creada por World Vision México, tiene como objetivo reconocer conscientemente que las niñas, niños y adolescentes son sujetos con derechos y no objetos de nuestra propiedad. Asimismo, acepta que tienen sus propias opiniones, intereses, sentimientos y derecho a seguridad, afecto y placer. 

Una de las herramientas más importantes de Dando Alas a la Ternura con madres, padres y cuidadores de World Vision México, es la comunicación entre padres e hijos. Estamos seguros que las niñas y niños educados en un hogar con una comunicación efectiva y afectiva, los hará sentir importantes y valiosos, aprenderán a expresar sus opiniones y a negociar las reglas en casa desde el respeto, confianza y responsabilidad. 

Dando Alas a la Ternura, ofrece herramientas y técnicas, para que las madres, padres y cuidadores:

  1. Reconozcan a niñas y niños como seres únicos e irrepetibles, con su propia personalidad, intereses, motivaciones y necesidades. 
  2. Valoren las capacidades y habilidades de dar y recibir ternura, dándonos el tiempo para compartir con las hijas e hijos, el juego, la risa, las caricias, palabras y otras actividades placenteras. 
  3. Tomar  conciencia de que las niñas y niños van a convertirse en personas adultas, que sus éxitos o fracasos van a depender en gran medida de las herramientas que se les proporcionen durante la infancia y adolescencia. 

La educación emocional es otra herramienta esencial para el trabajo con madres, padres y cuidadores. Educar siendo capaz de controlar nuestras emociones, permite comprender y ser un modelo a seguir, ya que las niñas y niños aprenden sólo con mirarte. Es por ello que en este taller aprendemos a ponerle nombre a las emociones e identificarlas, para después mostrarle cómo las puede expresar sin hacerse daño ni hacer daño a otras personas. 

Estas herramientas fomentan la participación de niñas y niños, lo que permite un desarrollo de competencias y adquisición de habilidades esenciales para un desarrollo auto protector, dentro de su familia, grupo de pares y la comunidad.

Madres, padres y cuidadores, somos responsables de criar a las y los hijos en un ambiente sano, libre de violencia. Es indispensable que las y los niños se sientan queridos y reconocidos.