Contáctanos
Logo Whatsapp Whatsapp
Déjanos tus datos y nos pondremos en contacto contigo.



La voz de niñas, niños y adolescentes para erradicar el trabajo infantil en México

No al trabajo infantil, que tu único trabajo sea aprender.” Mujer, 9 años, Estado México. 

Frases rescatadas de la Consulta Nacional “Nuestra voz en la pandemia”

 

La Organización Internacional del Trabajo (OIT) define al Trabajo Infantil, como: “toda actividad de niñas, niños o adolescentes, remunerada o no, que se realiza al margen de la ley, en condiciones peligrosas o insalubres, que violentan sus derechos, o que les puede producir efectos negativos, inmediatos o futuros, para su desarrollo físico, mental, psicológico o social u obstaculizar su educación”. 

 

México es el segundo país de América Latina y el Caribe con mayor prevalencia de trabajo infantil (CEPAL, 2019). De los 3.3 millones de niñas, niños y adolescentes que realizan trabajo infantil, 2.0 millones lo hacen en actividades no permitidas, siendo el sector agropecuario, el que concentra el mayor porcentaje de ocupación no permitida con 31.6%, mientras que, 1.2 millones de personas de entre 5 a 17 años, realizan trabajos domésticos en condiciones no adecuadas. Más de la mitad son niñas y adolescentes (Encuesta Nacional de Trabajo Infantil,, 2019). 

 

Durante la crisis de la pandemia, las niñas, niños y adolescentes no se consideraron un sector de la población en riesgo de contagio, sin embargo, el impacto derivado de la pandemia y del confinamiento, ha incrementado los escenarios de inserción laboral de niñas, niños y adolescentes, así como de trabajo doméstico derivado de la educación a distancia, el cierre de espacios de cuidado y la asignación de roles al interior de la familia, poniendo en riesgo su salud, exponiéndose a diferentes tipos de violencias, explotación o trata, así como, al abandono de sus estudios.

 

Por otro lado, frente a las medidas de recuperación económica, el financiamiento público de los programas y servicios para la atención al trabajo infantil y doméstico, siguen siendo insuficientes. El único programa que prevenía la incorporación de niñas, niños y adolescentes al trabajo agrícola fue eliminado desde el 2019 y, para el caso del trabajo doméstico, no hay un programa específico para su prevención.

 

A través de la Consulta Nacional “Nuestra Voz en la Pandemia”, impulsada por World Vision México de la mano con 80 organizaciones e instituciones, permitió recabar más de 70,000 propuestas de niñas, niños y adolescentes sobre tres temas: el trabajo infantil, la educación y la violencia. En el presente artículo queremos rescatar lo que niñas, niños y adolescentes compartieron sobre el trabajo infantil. 

 

El 49.63% de niñas, niños y adolescentes, asocia diferentes tipos de violencia (principalmente física y sexual), así como, la desaparición, el secuestro, la explotación y la muerte, como principales peligros que se enfrentan las niñas, niños y adolescentes de su comunidad que tienen que trabajar o acompañar a sus madres y padres a sus trabajos. El 40.74% considera que, los riesgos pueden ser accidentes y causas que afectan el desarrollo físico, emocional y económico de niñas, niños y adolescentes y el 9.63% menciona riesgos emocionales y de salud como estrés, tristeza y a enfermarse de COVID-19.   

 

En lo que respecta a las propuestas de niñas, niños y adolescentes para que no tengan que trabajar, el 38.76% indica acciones como el regreso a clases presenciales, escuelas accesibles, mejorar la educación y becas. El 38.22% considera que son necesarias acciones de solución a temas estructurales, como la erradicación de la pobreza y mejorar la economía del país, 13.52% orienta sus respuestas a la mejora de salario y trabajo digno de familias.

 

Por otra parte, el 7.16% considera importante que madres, padres de familia, tutores, docentes y Gobierno conozcan sobre qué es el trabajo infantil y las causantes de ello en el desarrollo de niñas, niños y adolescentes. El 2.34% comparte mensajes de resiliencia y apoyo a niñas, niños y adolescentes que se encuentran trabajando. 

 

Erradicar el trabajo infantil es una obligación por ley del Estado Mexicano y, la firma del T-MEC, lo refuerza, ya que, en su capítulo 23, menciona el compromiso contra las importaciones producidas con trabajo forzoso u obligatorio, o con trabajo infantil forzoso u obligatorio (Artículo 23.6). 

 

Queremos ayudar a los gobiernos con esta gran encomienda, por ello, nos encontramos trabajando de la mano con organizaciones sociales, con Gobiernos e iniciativa privada para prevenir y erradicar el Trabajo Infantil, con proyectos especiales, impulsando mecanismos de participación de niñas, niños y adolescentes, capacitaciones y sensibilización a servidores públicos, campañas sobre el trabajo infantil y los riesgos en las comunidades. Falta mucho por hacer, por ello, hacemos un llamado a los tres niveles de Gobierno, incluido sus Congresos para:

 

  • Incluir en sus agendas legislativas y de Gobierno, mecanismos de reporte, prevención, atención y erradicación del trabajo infantil, a través de decisiones, protocolos, leyes, presupuestos claros y específicos. 
  • Realizar análisis o diagnósticos sobre la situación del Trabajo Infantil con perspectiva de género. 
  • Capacitar al personal de primer contacto para abordar el Trabajo infantil en los municipios y las comunidades, así como, acciones de sensibilización dirigidas a madres y padres de familia, tutores y cuidadores sobre los riesgos que implica que niñas, niños o adolescentes realicen actividades económicas no adecuadas o peligrosas, tomando en cuenta las diferencias de género.
  • Incluir la participación de niñas, niños y adolescentes para visibilizar las problemáticas que los aquejan que pueden ponerlos en riesgo de trabajo infantil. 
  •  Diseñar protocolos de atención y canalización de casos de Trabajo Infantil con la coordinación interinstitucional correspondiente.

 

El Trabajo Infantil es un problema multifactorial que tiene causales sociales, culturales, económicas, políticas y legales. El análisis de esta problemática implica por un lado examinarlo desde distintos enfoques y aristas que permitan su comprensión, y, por otra parte, escuchar la voz de niñas, niños y adolescentes.  Por ello, es importante actuar de manera coordinada entre el Gobierno, el sector privado y el sector social a fin de impulsar estrategias que involucren la voz de la niñez y adolescencia, para prevenir y eliminar el Trabajo Infantil en México. 

 

Si deseas saber más a detalle sobre lo que piensan y opina la niñez, te invitamos a descargar el documento sobre los resultados de la Consulta Nacional “Nuestra Voz en la Pandemia”, y reflexionar sobre las diferentes problemáticas y obstáculos que enfrentan niñas, niños y adolescentes. 

 

Juntos podemos combatir contra todo lo que preocupa a la niñez y lograr un cambio para su futuro y bienestar. ¡Conoce cómo poder ayudar!